Últimos temas
» The Silenced: Academia Gyeyag - Af. Élite
Dom Nov 13, 2016 9:26 pm por Invitado

» ¿Qué estás pensando?
Vie Oct 21, 2016 7:57 am por Shim Chang Min

» registro de grupo
Mar Oct 18, 2016 12:53 am por Min Yoon Gi

» — Determination { Afiliación Élite - Cambio de link/nombre }
Sáb Oct 01, 2016 6:23 pm por Invitado

» Mind your own bussiness [Yuri]
Jue Sep 29, 2016 4:35 am por Kwon Yu Ri

» The Change || Twilight || Normal || Cambio de botón
Jue Sep 22, 2016 3:03 pm por Invitado

» Entre relojes de arena
Mar Sep 20, 2016 10:59 am por Shim Chang Min

» The Change || Twilight || Apertura || Normal
Lun Sep 19, 2016 10:28 pm por Invitado

» Skyfalls RP -Elite.
Lun Sep 19, 2016 5:18 pm por Invitado


We're like animals

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We're like animals

Mensaje por Jeon Jung Kook el Sáb Jul 23, 2016 12:47 am

Habían pasado casi tres años desde que él empezó a moverse por aquel difícil mundo de ser idol. Desde el debut, creció y maduró, su voz y apariencia cambiaron, en mayor o menor medida, pero en algunos aspectos, seguía siendo todo un niño. Sin bien toda persona tiene un niño en su interior, el maknae de BTS no se molesta en ocultar su parte más infantil, que se manifiesta por sí misma cuando uno menos lo espera. Puede que su parte más seria corresponda realmente a un chico de su edad o incluso más, sin embargo, cuando sonríe con dulzura o cuando gasta bromas a sus mayores se nota que aún no ha perdido de todo la inocencia que le caracterizaba desde un principio.

Quizá por ello, entre otras razones, se encontraba tan ilusionado ese día. ¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez que tuvo la oportunidad de ir a un zoológico? Seguramente desde que fuera pequeño, era incapaz de recordarlo. Por lo que decir que estaba feliz de volver a ir era quedarse poco. Se pondría a dar saltos de alegría por estar en ese lugar, pero llamaría demasiado la atención y tanto él como su hyung iban de incógnito para que las fans no los persiguieran. Ni tampoco les tomasen fotos y nada. Sí, hablaba en plural porque no iba a ir solo. Eso sería demasiado aburrido. Pero claro, ¿quién de sus simpáticos hyungs se había ofrecido a pasar una tarde entera con él en aquel sitio, soportando a un maknae que iba a dar vueltas y más vueltas por el zoo cual niño pequeño? Cualquiera de los mayores podría haberle invitado, sí, pero conocía a los raperos, se quedarían en el estudio componiendo canciones hasta en los días libres (bueno, Suga estaría durmiendo en cualquier rincón). Jin se fue de compras, arrastrando a alguien del grupo con él, al cual el menor no presto mucha atención. Eso solo dejaba libres a los otros dos más jóvenes del grupo junto con él.

Claro, todo el mundo pensaría que iría con Taehyung. Se parecían mucho, los dos juntos siempre eran igual de infantiles cuando se juntaban. Pero no, no había sido V quien se lo había llevado al zoo, ni muchos menos. Park Jimin, sí, aquel hyung al que Jungkook gustaba sacar de quicio siempre que podía, un poco en venganza por todo ese acoso que protagonizaba hacia su persona. Delante de las cámaras en ocasiones parece que el maknae odiase mucho al cantante, por los empujones y rechazos que le daba, pero nada más lejos de la realidad. Jungkook quiere y adora a Jimin. Es su hyung favorito, después de todo (y no, no cuenta a Taehyung porque no le ve como hyung, aunque nunca admitirá ninguna de las dos cosas frente a esos dos). De hecho, hacía tiempo que había abandonado ese estúpido teatrillo que tenían entre los dos, del acosador y el acosado. Y eso le aliviaba, pues podía mostrarse más abiertamente con él, ya lo hacía de hecho, con pequeños gestos, le molestaba en los fanmeetings o le daba abrazos mientras veían a otros artistas actuar.

Era por eso, entre otras muchas más cosas, que Kook no dudó ni un solo instante en aceptar la invitación del más bajo para ir a visitar a los animales en el zoológico en su día libre. Era una buena oportunidad para pasar tiempo juntos y solos, sin ruidosos hyungs de fondo o fans histéricas que resultasen una molestia para ambos. Ah, las fans, internamente se dedicó todo el viaje a rezar todo lo que sabía, pues no quería encontrarse al día siguiente con fotografías de los dos circulando por la red. Si bien iba de "incognito", sabía perfectamente que no iba a ser suficiente. Mientras caminaba hacia la entrada del zoo, se acomodó bien la gorra, bajándosela un poco para cubrir su rostro mejor, pero sin que llegase a ser una molestia. Luego se giró, con las manos metidas en los bolsillos de su abrigo y miró a Jimin. —Gracias por traerme, Jiminie-hyung. —Dijo y sonrió al mayor, dejando entrever sus dientes de conejo.

Rodó los ojos. Ahora mismo, no podría decir quien estaba más emocionado. Sí él, que era el maknae del grupo o su hyung, quien había vivido más que él. Aunque a veces, no parecía que él fuese el menor de los dos. Chasqueó la lengua y a pesar de que se giró para adelantarse, al escuchar de nuevo la voz de Jimin, dio la vuelta y le miró con curiosidad. —¿Cuánto tiempo llevas planeando esto, Jimin? —Entrecerró los ojos, mirándole de una forma que se supone debería ser intimidante, pero era plenamente consciente que no estaba consiguiéndolo. Tomó el ticket, pero, aun así, su objetivo seguía siendo el mismo, la entrada del zoo. —¿Crees que nos dará tiempo a recorrerlo entero? —Hizo un pequeño mohín. Quería verlo todo, pero el lugar era enorme.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Park Ji Min el Sáb Jul 23, 2016 12:59 am

Parecía un buen día. Aquella mañana con cielo despejado y una buena temperatura tenía pinta de prosperar a un día lleno de diversión y entretenimiento para terminar contándolo en los días próximos como una buena experiencia. Un día que recordar se podría decir, puesto que los planes que había hecho aquel día daba la esencia de ser bastante divertido.

BigHit Entertainment había dado la noticia de que BTS, el grupo donde se encontraba Jimin, iba a hacer comeback próximamente. Los siete componentes de aquel grupo estilizado en el Hip Hop habían trabajado duro durante meses para hacer de él una buena vuelta, tratando siempre de superarse a sí mismos. Y así lo hicieron, como siempre, pues la empresa no esperaba menos de aquellos siete adolescentes que sacaban siempre lo mejor de sí mismos para hacer cada vez lo mejor de ellos. Los meses habían pasado y las prácticas ya estaban hechas, pues solo quedaban por hacer algunos perfeccionamientos e incluso rellenar y firmar contratos para empezar lo que sería una nueva era de aquella historia que marcaba aquel grupo. Todos andaban cansados, unos más que otros, así que, tras el duro trabajo que habían marcado durante todo ese tiempo y numerosas demostraciones de la perfección en todos los aspectos que se le podían haber dado al comeback, aquella agencia les había dedicado unos días libres donde poder avanzar en sus hobbies y salidas.

Los siete integrantes, casi al momento, hicieron cada uno sus planes. Puede que los ideales del conjunto fuesen muy parecidos, pero cada uno siempre solía hacer sus cosas de forma separada en cuanto llegaban aquellos descansos. Jimin, en cambio, quiso probar a quedar con alguien que se le podía denominar como uno de sus mejores amigos: Jungkook. Aquel chico con quien tenía bastante confianza, realmente se lo pasaba bien con el menor. Y de eso se trataba, en ese día que tenía libre, su único propósito era tener una buena jornada con el pequeño. Sin embargo, quiso sorprenderle antes de tiempo con una sorpresa, pues unas horas más tarde de anunciar aquellas fechas exentas, sorprendió al menor con dos entradas para visitar el zoológico de la ciudad. ¿Un buen plan? Jimin sabía perfectamente lo que le gustaba al menor los animales, por lo que, obviamente, sería un buen plan.

De nada, Kookie. La verdad, estoy feliz de que me acompañes aquí. – Pronunció aquel rostro tan oculto por numerosos accesorios. El incógnito era algo que no soportaba pero que, de todas formas, debía llevar por mera cuestión de seguridad. Debía aguantarse y, por consecuencia, seguir aquella aventura que habían planeado días atrás. – Pero venga, ¿a qué estamos esperando? ¿No estabas super emocionado por ver animales? Como vayamos más tarde, seguro que nos lo vamos a encontrar todos dormidos. – Hizo una queja, realmente no de forma negativa, solo unas palabras para intentar aligerar el paso. Asimismo, después de pasarle un brazo por la espalda para rodear su torso con una sola extremidad, sacó de su bolsillo una de las entradas de aquel parque temático. – Ten esto. Como ya viste, compré las entradas desde antes, por lo que no vamos a tener que esperar cola. – Sonrió, emocionado. Sí que lo estaba, pero frente a él quería mantener unas formas y parecer un poco más maduro y responsable.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Jeon Jung Kook el Sáb Jul 23, 2016 1:06 am

Rodó los ojos. Ahora mismo, no podría decir quien estaba más emocionado. Sí él, que era el maknae del grupo, o su hyung, quien había vivido dos años más que él. Aunque a veces, no parecía que él fuese el menor de los dos. Chasqueó la lengua y a pesar de que se giró para adelantarse, al escuchar de nuevo la voz de Jimin, dio la vuelta y le miró con curiosidad. —¿Cuánto tiempo llevas planeando esto, Jimin? —Entrecerró los ojos, mirándole de una forma que se supone debería ser intimidante, pero era plenamente consciente que no estaba consiguiéndolo. Tomó el ticket, pero, aun así, su objetivo seguía siendo el mismo, la entrada del zoo. —¿Crees que nos dará tiempo a recorrerlo entero? —Hizo un pequeño mohín. Quería verlo todo, pero el lugar era enorme.

Fue dando saltitos, feliz, aunque la gente le mirase raro por su forma de actuar. ¿Qué importaba? Si estaba feliz, no tenía nada de malo demostrárselo al mundo, ¿no? Ah, cierto, que era un idol y tenía que controlar lo que hacía y dejaba de hacer. Sí, no todo iba a ser un camino de rosas y no siempre iba a tener la suerte que tuvo cuando hizo su escapada a Hongdae, donde, descontando algunas fans que quisieron unas fotos, nadie le molestó en absoluto. —Este sitio es enorme. —Murmuró, observando también los carteles Tomó uno de los panfletos informativos que se dispensaban también allí y le echó una ojeada. Con suerte, quizá hacían espectáculos con algunos animales, como podrían ser los marinos. —Hay rutas que podemos seguir, quiero ver felinos. —Por supuesto, ¿quién no querrían? Ese tipo de animales, leones, tigres y de más siempre eran vistosos de ver. Se agarró del brazo del mayor para que caminasen juntos por el camino mientras observaban los diferentes animales.

Como el maknae quería ver tigres sí o sí, la primera parada de la ruta era uno de los pabellones que contenía diversos animales procedente de la sabana africana, o eso suponía él, tampoco sabía demasiado de animales. Principalmente se ponían ver cebras y jirafas en un ambiente que simulaba su hábitat natural. Se acercó a la barandilla, pero sin apoyarse realmente en la misma y se puso de puntillas para ver si desde esa posición, se podían ver más animales. Luego se giró, observando al mayor de arriba a abajo. Sonrió de lado, esperaba que no le fuera a matar por lo que estaba a punto de decir. —¿Quieres subirte a mis hombros para ver mejor? Siendo tan bajito debe ser díficil ver bien~~. —Se alejó unos pasos, manteniéndose a una distancia distancia prudencial antes de echar a correr en dirección del siguiente pabellón. No, no quería que el mayor le pegase. Podría ser más bajo que él, pero tenían una fuerza similar y Jimin pegaba con fuerza, ya lo había comprobado en innumerables ocasiones.

Sus pasos se detuvieron cuando sus ojos se encontraron con numerosos primates y monos, que llamaron su atención. Desde pequeños simios hasta enormes gorilas, y a su espalda podía huir varios sonidos que debían ser rugidos y gruñidos, era difícil para él decir de que tipo eran exactamente. Pero los ignoró de momento, esa sería la siguiente parada. —Mira hyung, aquí hay muchos monos, son... —Se giró a ver al mayor mientras señalaba al recinto de los simios, pero su frase se quedó en el aire al darse cuenta de que estaba solo. Maldición, ¿se separó de su compañero al salir corriendo? Posiblemente, Jimin tomaría otro camino al seguirle. Chasqueó la lengua, maldiciendo por lo bajo. —¿Minie-hyung? —Elevó un poco el tono de voz, llamando al otro de esa forma para evitar llamar demasiado la atención y que nadie los asociase con el grupo. Miró por todos ratos, pero ni rastro del mayor y su ausencia le agobiaba, demasiado. No le agradaba en absoluto la idea de que ambos se hubiesen separado y era su única y exclusivamente culpa suya por hacer el tonto.

Decidió volver sobre sus pasos, con suerte le encontraría pronto. Sin embargo, algo le hizo tensarse y que su sangre se helase, aunque no detuvo su caminar, no debía de hacerlo. —Ese chico se parece un montón a Jungkook de BTS, ¿verdad? —No era una persona tan cotilla, si había escuchado aquello era culpa de aquel grupo de chicas por ser excesivamente ruidosas. No se detuvo a comprobar si realmente se habían dado cuenta de que era él o no, pues sería una acción demasiado obvia. Simplemente se limitó a subirse el cuello del abrigo hasta que consiguió que este cubriese su boca y volvió a acomodarse la gorra. ¿Quizá eso había pasado con el mayor, que le había abordado un grupo de fans? No lo sabía y se le estaba haciendo un nudo en el estómago mientras volvía sobre sus pasos. Tenía que volver a reunirse con el mayor sí o sí.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Park Ji Min el Sáb Jul 23, 2016 3:00 am

¿Que si estaba emocionado? Bastante, no podía ocultar que casi no cabía de sí mismo de la emoción que tenía en aquel momento. Hacía bastante tiempo que no iba a algún lugar como aquel y las ganas de empezar aquellas rutas de aquel parque temático iban subiendo proporcionalmente a los pasos que adentraban en aquel recinto. La sonrisa que tenía Jimin caso no cabía en su rostro, la emoción podía estar reflejada en su faz con total claridad, siendo esta bastante notoria. Parecía casi un niño pequeño cuando le regalaban un caramelo, o incluso más, siendo la razón de aquella sonrisa que ya estaban adentrándose en aquel recinto temático. O bueno, quien sabe si hubiese otra razón la que escondía detrás de esa sonrisa, podría ser incluso que fuese acompañado por aquella persona que tanto le ha importado y le importaba a Jimin, aquel preciado maknae de su grupo.

Llevaba bastante tiempo planeando aquella escapada, intentando al mismo tiempo encontrar el mejor hueco donde tuviesen un día libre para poder salir sin tener ninguna preocupación. Ni ensayos, fanmeetings ni ningún live tenían preparados para ese fin de semana. Jimin tenía que aprovechar, un fin de semana con esas condiciones no se escondían debajo de las piedras, al contrario, era bastante complicado dar una situación como aquella. – Si te digo la verdad, llevaba bastante tiempo esperando un fin de semana donde no estuviésemos ocupados, casi lloro de la emoción cuando me di cuenta de que este mismo no teníamos ningún plan. Así que… sí, llevo buscando algo así desde hace tiempo. – miró de soslayo al menor, estaba bastante feliz en ese momento, pues le dedicó a él una sonrisa bastante animada y que, aunque no se correspondiese a la personalidad de Jimin, su sonrisa podía mostrar una esencia bastante infantil. – Bueno, podemos seguir una de las rutas. Mientras veamos todo… Venga, yo me dejo guiar por ti. – dijo con total despreocupación, dejándose llevar por el menor a donde él quisiera. Puede que sí, le emocionaba ir al zoo, pero lo que en realidad le apetecía era pasar un buen tiempo junto al menor, los dos solos.

La primera parada fue las cebras y jirafas. Eran animales totalmente exóticos en aquel país, pues era completamente normal quedarse junto a la barandilla para observarlos con detenimiento durante un corto periodo de tiempo. Era impresionantes, parecían caballos con distinto pelaje y, en el caso de uno de ellos, con el cuello más alto de lo normal. Jimin los observaba con detenimiento hasta que, de repente, pudo escuchar las palabras del menor. Automáticamente, le dedicó una mirada asesina, suspirando. – ¿Crees que no puedo ver? Aish, a los niños os dan un don que en tu caso es el de ser más alto de lo normal y ya os creéis los reyes del mundo. – pronunció a base de broma, acercándose un poco más a la barandilla para observarlos. No obstante, miró a su alrededor. No sabía si había sido pillado por alguien y estuviese observándoles, tampoco quería arriesgarse. Lo único que le apetecía en aquel momento era abrazar al menor, quizá pasarle un brazo, pero sabía perfectamente lo poco que le gustaba mostrar afecto en público, no quería crear ningún escándalo en aquellas alturas. – Bueno Kookie, sigamos. – miró a su lado, dándose cuenta de que él no se encontraba ahí. Sí, se había despistado mirando a su alrededor por si había alguien mirándoles.

Se le empezó a formar un nudo en la garganta, podrían estar metiéndose en un lío en ese momento. Había perdido al menor, persona que había prometido hacerse cargo de ella. Empezó a caminar, casi aleatoriamente. No pretendía mirar a nadie directamente a los ojos, podía ser descubierto y adiós a su cobertura, no podía arriesgarse a que se diese aquella situación. Seguía caminando, mirando hacia todos lados. Las fans se sabían todos los motes que podían darse entre ellos, pues no podía llamarle en voz alta de ninguna manera para intentar captar su atención, era incluso más arriesgado que llamarle por su nombre original. Simplemente, se limitó a seguir el camino, intentando encontrarle de esa forma. Sí, fue capaz de encontrarle después de unos pasos, algo más tapado de lo que estaba antes. Jimin frunció el ceño, algo extrañado debido a que no sabía la razón hasta que, después de observar un poco, pudo dar con la tecla de aquello. Sí, las fans le estaban siguiendo a un paso bastante ligero. No sabía si Jungkook le había visto pero, aun así, Jimin se acercó para susurrarle al oído. – Vámonos, te están siguiendo. – musitó en voz baja, tratando de no ser escuchado por la gente. No obstante, los que le rodeaban pudo darse cuenta de quién era en cuanto se acercó al menor, produciendo de esa forma unos gritos, alarmando sobre la situación. Cogió la mano del menor, empezando a tirar de él para agitar un poco la marcha de los pasos y, de esa forma, empezar a acelerar la marcha. – Corre, no mires atrás. – volvió a musitar en voz baja, acelerando el paso.

Los pasos a su espalda empezaban a ser cada vez más sonoros. Jimin interpretaba aquello con que le seguían con más velocidad. De esa forma, empezó a correr casi sin mirar atrás, debían esconderse debido a que la masa de gente podía ser bastante grande y, de esa forma, podrían no salir bien de ahí. No es que no le gustasen los fans, al contrario, les gustaba bastante firmar autógrafos y hacer un par de fotos. Aquel no era el momento, la masa de gente era demasiado grande y no podían arriesgarse a tener una mala experiencia, por lo que empezó a correr con todas sus fuerzas mientras agarraba el brazo del menor, buscando de esa forma un escondite. Empezaron a recorrer las calles del parque temático, aleatoriamente, buscando un refugio. Había bastante gente, podían esconderse entre la multitud, pero debían hacer algo más para esconderse. Y así, doblando esquina, pudieron conseguir algo de cobertura para poder esconderse. De esa forma, después de doblar esquina, tiró del menor hasta el interior de un cuarto de mantenimiento que, aunque estuviese prohibida la entrada, Jimin hizo caso omiso y entró en aquel sitio. Sí, habían conseguido algo de cobertura, pero estaban atrapados en aquel sitio casi sin poder salir. – Uff… por qué poco. – jadeó, tenía la respiración agitada. – ¿Estás bien? Igual tiré demasiado fuerte de ti. – en su tono de voz se podía ver perfectamente que estaba bastante preocupado por él. Jungkook era como un hermanito pequeño del que tenía que cuidar de él. Por ello, quizá corrió hasta ahogarse, lo único que pretendía era cuidar a su preciado maknae.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Jeon Jung Kook el Sáb Jul 23, 2016 5:51 pm

Se sentía un verdadero imbécil. ¿En qué momento pensó que salir corriendo a la siguiente estación del parque sería una buena idea? Había dejado atrás a Jimin, se encontraba solo y para colmo, había sido descubierto por un grupo de fans porque no ir lo suficientemente bien tapado. Eso le pasaba por tomar demasiadas confianzas y estaba pagando las consecuencias de sus actos. Se le formó un nudo en el estómago. No sabía que hacer. Habiéndose separado de su hyung y siendo perseguido por unas fans (porque sí, podía escucharlas tras él, siguiendole), se encontraba terriblemente asustado. Sintió un alivio tremendo cuando finalmente se encontró con el cantante, pero entonces, hubo otro problema. Los chillidos que se escucharon de fondo le dejaron saber que no solo sabían quien era él, si no que también habían descubierto al mayor al rescatarle este del pequeño grupo de ARMYs acosadoras. Sin embargo, la situación llamó la atención del resto de transeuntes, que no dudaron en acercarse a mirar que estaba sucediendo. No era difícil de averiguar que se trataban de dos celebridades intentando huir y protegerse de sus propios fans, penoso si se decía de esa forma.

Por suerte para él, su hyung no había perdido la capacidad de raciocinio y mantenía la cabeza fría, al contrario que él, que era presa del pánico. —Dime algo que no sepa. —Se quejó al escuchar aquello, por supuesto que era consciente de que le estaban siguiendo, no hacía falta que nadie se lo recordarse, bastante tenía con haberlo notado él mismo. Aun así, no opuso resistencia cuando el otro le tomó del brazo y siguió al mayor por el recinto del parque. Desgraciadamente para ambos, la multitud estaba aumentando. Al menos, hizo caso a Jimin y se negó a mirar atrás, posiblemente se habría quedado paralizado del miedo y habrían terminando por cogerles a ambos. Ambos tuvieron que empezar a correr, menos mal que los dos tenían un buen par de piernas o habrían estado en serios apuros para dar esquinazo a esa multitud mezcla de gente curiosa y fans medio desesperadas. Tras dar un par de vueltas de aquí para álla, finalmente encontraron (más bien, el mayor encontró) un sitio para esconderse. Se trataba en un  armario de mantenimiento, el típico armario de la limpieza con un claro cartel de prohibido el paso en la puerta, el cual, por supuesto, ambos habían ignorado. Ya darían las explicaciones pertinentes si fuera necesario.

Se recargó contra la puerta, tratando de regular su agitada respiración debido a la carrera que se habían dado. A pesar de estar encerrado en aquel lugar, podía escuchar gritos desde afuera, cosa que le asustaba en cierta medida pues eso significaba que la gente estaba por esa zona y que tendrían que esconderse por un rato largo. Mejor eso que nada, pero su día libre en el zoo se había ido por el desagüe y Jungkook era el principal responsable de aquello. Al relajarse un poco y dejar que la adrenalina saliera al fin de su sistema, la verdad le golpeó como un jarro de agua fría. Había arruinado esa salida, la que por tanto tiempo el mayor debía de haber estado preparando para ambos. En un par de minutos, lo echó todo a perder, por su inmadurez. Bien es cierto que solo bromeaba y quería jugar un poco con el mayor, pero verdaderamente le salió el tiro por la culata y ahora ambos se encontraban encerrados en ese cuarto, sin posibilidad de salir por el momento. Al escuchar ambas preguntas por parte de su hyung no estaba seguro de que contestar. No le había hecho daño realmente al tirar de él, aunque Jimin tuviera un cuerpo más pequeño que el suyo, la fuerza de ambos era equiparable (aunque si le tuvieran que preguntar, él seguía siendo el más fuerte de los dos, vamos, podía ganar al mayor perfectamente en un pulso, eso lo dice todo).

Estoy... ¿bien? No estoy herido, si eso es lo que preguntas. —Habló casi con cierta timidez, sin alzar demasiado el tono de voz por miedo a ser escuchado desde fuera. Realmente, como se sentía era algo confuso hasta para él mismo. Estaba asustado, nervioso, preocupado y sobre todo, se sentía culpable, muy culpable por haber arruinado ese día. Se sentó de cuclillas, abrazando sus piernas. No miró al mayor en ningún momento, temía que pudiera estar enfadado. Jimin era todo alegría, rara vez algo conseguía sacarlo de sus casillas y desquiciarle en exceso (y normalmente, él solía ser el causante de todas esas situaciones). Pero un Jimin enfadado y enfadado de verdad, no solo molesto, era algo que realmente intimidaba a Jungkook. A parte de eso, sentía un torrente de emociones demasiado confusas que seguramente se reflejaría en su mirada, por eso se negaba a fijarla con el mayor. —¿Estás enfadado? —Murmuró, en realidad no estaba seguro de querer saber la respuesta. Suspiró, en aquellos momentos, no quería estar peleado con el vocalista, después de todo, tendrían que estar encerrados un buen rato en ese armario o lo único que les faltaba a ambos era ponerse a discutir en un espacio tan reducido. Además, eso podría poner en peligro su escondite y delatar su posición.

Escondió la cabeza en su regazo. Intentaba calmarse. Necesitaba relajarse un poco por todo lo que estaba pasando, eran demasiadas emociones que asimilar de golpe. Trató de no pensar que demasiado en que era o dejaba de ser el culpable de todo. Seguramente, las fans habrían terminado pillandolos igualmente, por lo que se habrían visto en la misma situación tarde o temprano. Volvió a suspirar, ¿por qué las cosas no salir a pedir de boca, como pasó cuando fue de visita a Hongdae? No tuvo problemas, nadie le persiguió, todo el mundo le dejó su espacio y las fans que se le acercaron no le atosigaron, solo le pidieron un autógrafo y una foto, nada del otro mundo. Y sin embargo, aquí habían tenido que escapar de una muchedumbre que competía perfectamente con una de las manadas de animales que habría por el zoo. —Hyung... —Murmuró suavemente, algo duditativo. Quizá, lo que estaba apunto de preguntar podría molestarle y no quería eso. —¿Crees que luego podremos continuar con la salida o nos tendremos que volver? —Apoyó la cabeza contra uno de sus brazos, que estaba recargado contra sus rodillas. Apostaba cualquier cosa a que tenía una mirada de pena que no podía con ella.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Park Ji Min el Lun Ago 01, 2016 6:19 pm

En ese momento, estaba recordando por qué no solía salir tan libremente a la calle, al menos sin la supervisión de su manager o miembros del staff de su agencia. Se sentía como si fuese un adorable conejito perseguido por un cazador, un conejito indefenso sin ninguna opción de protección contra los males exteriores. Aquella era la vida de un idol cuando salía fuera de casa sin precauciones ni cuidado previo, atendiendo a las consecuencias de las fans que podían perseguirle. Sí era verdad que ni él ni ningún compañero de grupo tenía ningún problema en firmar algún que otro autógrafo para sus fans, siempre que fuese de una forma ordenada y no sean muchas; en esa ocasión, eran muchas las fans que estaban persiguiéndole, siendo en esa ocasión un mal momento para poder firmar autógrafos.

Y aquel plan que estuvo preparando durante semanas, finalmente, se vio frustrado por aquello. Se encontraba dentro de aquel cuartillo del conserje, como si fuese la madriguera de un conejo, escondiéndose del cazador. Empezó a frustrarse, pues aquel día pretendía pasar toda la tarde junto con Jungkook, una tarde agradable viendo bichos en el zoo, cosa que llevaba deseando desde hacía bastante tiempo. Maldijo a sus adentros, deseando poder volver a salir, cosa que era totalmente imposible. Aunque pasase el tiempo, todavía se seguían escuchando gritos y voces fuera de aquel cuarto, avisando a ambos idols de que la estampida todavía seguía buscándolos por todas las calles de aquel parque temático. Jimin tenía muchísimas ganas de salir para seguir la ruta junto con el menor, con quien de verdad quería pasar la tarde, cosa que se vio totalmente frustrada debido a que salir en ese momento de aquel cuarto solamente peligraría la situación, llevando el riesgo por caminos que ninguna persona querría desear.

Sin embargo, en ese momento, parecía que se preocupaba más por el menor que por la gran tarde que pasarían juntos. Podía notar perfectamente cómo el menor se estaba echando las culpas a sí mismo viendo lo frustrado que se estaba mostrando, cosa que a Jimin no le estaba pareciendo para nada bien. No era culpa de ellos ser reconocidos por alguien, pues era un peligro que siempre tenían que tener presente y que en cualquier momento se podría dar el caso. De esa forma, en cuanto el menor preguntó si estaba enfadado, suspiró. Sí que estaba enfadado, pero no con Jungkook, ya que no tenía por qué echarle a él las culpas. Quizá sí que no debería haberse alejado, o incluso Jimin debería haber vigilado más al menor, pero aquel riesgo era tan alto y tan fácil de transcurrir que no pensaba echarle las culpas a nadie. De esa forma, se acercó al menor, negando con la cabeza. – No, no estoy enfadado, no te preocupes. – dijo con una voz serena, tratando de esa forma tranquilizar al menor. Sí que estaba fastidiado, pero pretendía mantener la calma y llevar la situación de la forma más relajada posible.

Yo… La verdad, no lo sé. Quizá se calmen un poco las cosas fuera y podamos salir, pero de momento nos vamos a quedar aquí. No quiero que nos pongamos de nuevo en peligro, ¿de acuerdo? – suspiró, pues no sabía lo que hacer en ese momento, si estaría bien salir para poder escapar o si podrían seguir su excursión tal y como lo estaban haciendo antes. De esa forma, se sentó en el suelo y sacó de su mochila una especie de supermercado ambulante, mostrando un par de tabletas de chocolate y algunas bebidas. – Solo nos queda sobrevivir un poco aquí, no tenemos más remedio. Ten, ¿quieres un poco de chocolate? – palmeó el suelo al lado suya, invitándole a que se siente al lado suya mientras posicionaba el brazo para poder pasarle este mismo por el hombro, abrazándole.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Jeon Jung Kook el Mar Ago 23, 2016 8:37 pm

Se relajó de inmediato. Era increíble como una simple frase dicha por Jimin podía tranquilizarlo con tanta facilidad. Quizá era porque lo que más le asustaba no había sido esa manada de fans ansiosas por verles sumado a una multitud de gente que quería ver que estaba ocurriendo. No, lo que más miedo le daba era la posibilidad de haber enfadado al mayor que con tanto esmero y dedicación preparó esa salida, pero éste decía no estarlo y JungKook le creía, más si le hablaba de esa forma que le serenaba y hacía que sus preocupaciones se diluyesen un poco.

Asintió a sus palabras y suspiró, sintiéndose culpable de nuevo. Si tan solo no se hubiera separado... sacudió la cabeza. Estaba casi seguro que de no haber sido de esa forma, ellos dos habrían ido hacia la jaula de los primates y se habrían encontrado a las fans igual, lo que les llevaría a la misma situación. Vio a su hyung sacar un auténtico supermercado de su mochila. ¿Acaso tenía el bolso mágico de doraemon? Se relamió de forma inconsciente, pues de solo verle, le había dado hambre. Obedeció y se sentó al lado de Jimin, tomando la chocolatina sin pensarlo. —Gracias hyunggie~. —Mordió el dulce y se recargó ligeramente contra el mayor, buscando, de esa forma, sentirse un poco más protegido. Agradecía aún más que aquella salida fuera con Jimin, pues la cercanía que ambos compartían le permitía tener momentos como aquellos con él. Desde fuera y para mucho, lucía como que el maknae no le tenía demasiado aprecio a Jimin, pero al contrario, le adoraba. Y sin duda alguna, se sentía muy cómodo a su lado.

Ya que no tenían mucho que hacer mientras esperaban, se dedicó a picotear algo de la comida. Aunque si bien se sentía algo hambriento, el nudo que se le había formado anteriormente en el estómago aplacaba su normalmente voraz apetito. —Uhm, me pregunto dónde estaremos. —Murmuró, ya que si en algún momento decidían salir de ese armario, habitación, lo que quiera que fuese su escondite. Sacó su mapa del zoológico para intentar consultar, obtener alguna pista de su ubicación y así poder seguir con la visita en cuanto no hubiese moros en la costa. —¿Por dónde deberíamos seguir la visita, Jiminie-hyung? —Murmuró sin despegar sus ojos del mapa, no tenía ni la más remota idea de donde estaban, pues en su huida no se fijó por donde habían ido. Pero supuso que podrían localizar su posición una vez salieran afuera y si ninguna fan aparecía para arruinar de nuevo su visita.

Se levantó despacio y se acercó a la puerta. Pegó su oído a la misma y cerró los ojos. Escuchó atentamente, en busca de algún griterío o conversación que le pudiera decir si sus perseguidores seguían en su búsqueda. Pero no oyó nada relevante, lo cual le invitaba a querer salir de ahí, no le gustaba estar encerrado en aquel lugar. —Hyung, creo que se han ido. Salgamos fuera, necesito aire fresco. —Aunque ya había aprendido la lección, por lo que se acomodó mejor la ropa para evitar llamar la atención y ayudó al mayor a recoger toda la comida, ya le darían uso después. —¿Crees que me reconocerán de nuevo tal y como voy? —Volvió a colocarse una vez tras otra el gorro que llevaba, bajándolo un poco más. —Quizá podamos pasar por una tienda de suvenires y comprar algún pañuelo o algo así. —Sugirió, aunque no sabía si eso iba a ser efectivo. Abrió la puerta lentamente y se asomó, asegurándose, efectivamente, de que no hubiera nadie a la vista. Todo despejado. Le hizo señas a Jimin para que le siguiera e intentó caminar de la forma más normal posible. Le tentaba creerse un espía y pegarse a la pared, pero estaba seguro de que llamaría la atención. Cuando se alejaron un poco más de su escondite, pudo ver que era ese lugar. El pabellón marino. ¿Tanto habían corrido? Era increíble. —Hyung, hyung. —Le tomó del brazo, como un niño pequeño, totalmente emocionado. —Creo que hay espectáculos ahí, entremos. —Hizo un puchero. Estaba seguro de que iba a recibir una respuesta afirmativa.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Park Ji Min el Lun Ago 29, 2016 3:05 am

Sus planes no eran quedarse encerrado en el cuarto del conserje, pues si por alguna razón se encontraba en aquel recinto junto al menor, es que le hacía extrema ilusión llevar al menor al zoo en aquel día que habían encontrado libre. Sin embargo, ¿a quién iba a echarle las culpas por haberse quedado encerrado en aquel cuarto debido a que una horda de fans le había perseguido? No era culpa de nadie, obviamente, por lo que no pretendía que Jung Kook siguiese con aquellas intenciones de disculparse por algo que podría haber pasado en cualquier situación.

Tenía suerte al haber colado comida en aquel recinto en el que no se podía traer comidas de fuera, pues Ji Min era un completo experto consiguiendo colarse en sitios o esconder cosas. De esa forma, se apegó al menor en aquel cuarto tan cerrado y claustrofóbico, maldiciendo a sus adentros por haber terminado en aquel sitio, aunque no fuese su real intención. – De nada, Kookie. ¿Para qué estamos los hyungs? Para cuidar a nuestros maknaes, está claro. – bromeó con una sonrisa, una de esas sonrisas que lo único que conseguía era convertir sus ojos en una fina y adorable línea. – Pues estamos… – echó un rápido vistazo a su alrededor, viendo lo que se encontraba. La habitación daba por entendido que era un simple cuarto del conserje, habiendo dentro útiles para la limpieza tales como escobas, fregonas y algunos útiles de jardinería. Volvió a girar la cabeza para ver al menor abriendo el mapa del parque temático, riendo mientras negaba con la cabeza. – Yah, estamos en el cuarto del conserje. ¿Crees que eso va a estar señalizado en el mapa? – suspiró, mordiendo luego la tableta de chocolate que había mordido previamente. – Pues… No sé si deberíamos salir, la verdad. Quizá podría ser una mala idea y podríamos tener un disgusto. – tampoco es que tuviese muchas ganas de salir, pues aun así, se sentía cómodo al estar en un sitio con intimidad con el menor.

De esa forma, se levantó al mismo momento que el menor para acercarse a la puerta, dejándole aun así algo de espacio al menor para que él se montase su propia película de criminología y espías, desde la introducción hasta los créditos. Trataba de no reír de la ternura, aunque por dentro sí que se estaba riendo, pues aquella escena le estaba resultando de lo más graciosa. – ¿De verdad se han ido? No vaya a ser que nos equivoquemos y tengamos un disgusto… – sí que estaba preocupado, pues en el caso de que pasase algo, tendría que cargar con toda la culpa al ser el mayor, ni aunque no lo fuese, tampoco querría se la cargase el menor al ser una idea solo y exclusiva del mayor. De esa forma, cuando vio cómo se ponía la gorra el menor, le dio un golpe a la visera hacia abajo a base de broma, haciendo que la gorra tapase completamente su vista. – Así lo único que van a hacer es meterte en la jaula de los pingüinos. – bromeó entre risas, intentando no ser muy escandaloso, ya que podía llamar la atención de la gente que podría escucharle desde fuera.

Pero… ¿Estás seguro de que quieres ir allí? Mira toda la gente que hay, a ver si alguien nos va a reconocer… – dijo mientras salía de aquel cuarto, acomodándose todos aquellos complementos que hacía mejorar su cobertura. Se maldecía a sí mismo por haberse dejado arrastrar por el menor pues, por una parte, le apetecía quedarse a solas con el menor un rato. – ¿Y si mejor seguimos con la ruta de animales? Con los espectáculos, puede que esté más vacío las calles y no nos molesten como ahora. – le cogió del brazo, intentando tirar de él fuera de aquel lugar. – ¿Es que no quieres ver a los pingüinos? Venga, vamos a seguir con el paseo.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're like animals

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.