Últimos temas
» Empareja al de arriba
Miér Jul 04, 2018 4:21 am por Kim Jong In

» ¿Qué estás pensando?
Miér Mayo 09, 2018 4:44 am por Kim Jong In

» The Silenced: Academia Gyeyag - Af. Élite
Dom Nov 13, 2016 9:26 pm por Invitado

» registro de grupo
Mar Oct 18, 2016 12:53 am por Min Yoon Gi

» — Determination { Afiliación Élite - Cambio de link/nombre }
Sáb Oct 01, 2016 6:23 pm por Invitado

» Mind your own bussiness [Yuri]
Jue Sep 29, 2016 4:35 am por Kwon Yu Ri

» The Change || Twilight || Normal || Cambio de botón
Jue Sep 22, 2016 3:03 pm por Invitado

» Entre relojes de arena
Mar Sep 20, 2016 10:59 am por Shim Chang Min

» The Change || Twilight || Apertura || Normal
Lun Sep 19, 2016 10:28 pm por Invitado


Lost. ─ Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lost. ─ Priv.

Mensaje por Im Jae Bum el Lun Ago 15, 2016 8:10 pm

Se encontraba en la puerta de su casa, pues debido a varios problemas que había tenido durante una semana, ansiaba poder salir durante un tiempo de su casa para poder despejarse un poco y olvidarse de sus problemas. Y así fue, tomó su chaqueta, se calzó con sus zapatos favoritos y cogió sus llaves, abriendo luego la puerta para salir de su casa. Una vez había salido, colocó su gorra y, asimismo, se puso unas gafas para poder pasar desapercibido entre toda la multitud. Cogió sus cascos que tenía guardados en el bolsillo y colocó cada auricular en la oreja correspondiente, clavando la clavija en su teléfono. Una vez hecho, trasteó por sus aplicaciones hasta encontrar la correspondiente para reproducir música, escogiendo la opción aleatoria para así no tener que decidir qué debería escuchar. Sonó canción tras canción que, sin duda alguna, pasó a la siguiente ya que no le convencía para nada la que se estaba reproduciendo en ese momento. ¿Por qué no simplemente elegía una que le gustara y así pararía de hacer el idiota? Podría ser que no tenía la fuerza de voluntad como para trastear por los albums que tenía para elegir la canción que le gustase. Finalmente, terminó por escuchar cualquier cosa hasta llegar hasta donde quería llegar.

Y así estuvo, andando sin rumbo hasta encontrar algo que podría ayudarle a tranquilizarse y desconectar: un parque. Entró con un poco de curiosidad, pues aquel sitio no lo había encontrado nunca y quería saber qué se encontraba dentro. Una vez había sobrepasado la puerta, podía ver que tenía cierto ambiente infantil: columpios, toboganes y más atracciones del mismo estilo decoraban este. Pero no todo era de ese estilo, también se encontraban grandes zonas de césped en el que cualquiera podría sentarse, tumbarse o, quizá, hasta tener un agradable picnic. Tenía suerte de que las horas en las que se había encaminado hacia aquel lugar no eran las adecuadas para visitar ese sitio, por lo que pudo comprobar que no había nadie allí. Reaccionando a aquello, se le ocurrió mil cosas que hacer, pero la primera y la más obvia que iba a hacer es empezar a correr y saltar, haciendo así que el estrés que había acumulado se pudiese disipar. Se pasó bastante rato de esa forma, corriendo y saltando como un loco hasta que, finalmente, cayó rendido en el suelo, con la respiración algo agitada debido a que ya se encontraba algo cansado. Otros minutos tuvo que dedicar en aquel sitio, pues necesitaba recuperarse un poco, por lo que cerró los ojos y se quedó tumbado, relajándose aún más. Algo de estrés se había liberado… No todo porque, claro, es imposible liberar tanto estrés en solo una carrera, pero él se sentía mejor, lo que acababa de hacer le hizo tan bien que ya podía dar por finalizado el día. Y así finalizó, se levantó del suelo para, acto seguido, dirigirse hacia la puerta.

Móvil, cartera, cascos, llaves… Llaves… ¿¡Llaves!? ─Vociferó en voz alta rebuscándose entre los bolsillos, pues estaba haciendo un repaso de su inventario y le faltaba ese objeto que nombró en voz alta─.
Mierda… Ya las he perdido. ─Maldijo a sus adentros en un tono bajo de voz, dándose media vuelta para echar un vistazo a aquel suelo verde─.

Era bastante extensa aquella zona, por lo que no sería una tarea nada fácil. Debía buscar aquellas llaves porque, en el caso de que no las encuentre, no podía volver a casa. Empezó a correr como loco hacia todos lados, palpando de vez en cuando el suelo como si eso ayudase a encontrarlas hasta que, finalmente, se sentó en el suelo, apoyando la cabeza en uno de sus puños y el codo en una de sus piernas, suspirando y pensando en qué podría hacer.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.