Últimos temas
» The Silenced: Academia Gyeyag - Af. Élite
Dom Nov 13, 2016 9:26 pm por Invitado

» ¿Qué estás pensando?
Vie Oct 21, 2016 7:57 am por Shim Chang Min

» registro de grupo
Mar Oct 18, 2016 12:53 am por Min Yoon Gi

» — Determination { Afiliación Élite - Cambio de link/nombre }
Sáb Oct 01, 2016 6:23 pm por Invitado

» Mind your own bussiness [Yuri]
Jue Sep 29, 2016 4:35 am por Kwon Yu Ri

» The Change || Twilight || Normal || Cambio de botón
Jue Sep 22, 2016 3:03 pm por Invitado

» Entre relojes de arena
Mar Sep 20, 2016 10:59 am por Shim Chang Min

» The Change || Twilight || Apertura || Normal
Lun Sep 19, 2016 10:28 pm por Invitado

» Skyfalls RP -Elite.
Lun Sep 19, 2016 5:18 pm por Invitado


Catch Me, If You Can ▹ Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Catch Me, If You Can ▹ Priv.

Mensaje por Bae Joo Hyun el Sáb Ago 13, 2016 6:40 pm

Se concedió un par de minutos para recuperar la frecuencia normal de su pulso, posando la espalda sobre el espejo, en el cual se reflejaba la gran mayoría de la sala. No quedaba ni una pizca de energía en su sistema, después de aquella intensiva práctica de las coreografías de su grupo a ella misma le sorprendía el hecho de poder seguir respirando sin necesidad de ayuda externa. Sus piernas estaban exhausta del continuo movimiento al que habían sido sometidos poco antes, mas con lo terca que era no iba a dejar que una pequeñez como el cansancio la alejase de su cometido, que era repetir todas y cada uno de los bailes que había aprendido hasta que saliesen perfectamente. Era una completa ridiculez creer que estaba por encima de los límites de la anatomía humana , pero aquella era la única forma que se le había ocurrido para espejar su mente de los problemas que la asolaban, centrarse en el trabajo y dejarlo todo a un lado. En el tiempo que había permanecido en la sala de prácticas su teléfono móvil se había colapsado con mensajes de preocupación por parte de las miembros de su grupo, quienes en su momento no habían conseguido arrastrarla fuera de ese lugar. Si ahora creían que con un millar de mensajes de texto lo lograría estaban bastante equivocadas, una vez una idea se metía en la cabeza de la líder de Red Velvet era muy difícil conseguir que diese su brazo a torcer.

No se la vio abandonar el edificio de su empresa hasta bien entrada la noche, hora a las que los demás seres humanos estaban preparándose para irse a dormir y dejar que su cuerpo se liberase de las tensiones acumuladas durante el día. Era usual encontrarse con algunos fans delante de la empresa, de algún modo ellos siempre parecían saber dónde se encontraban sus idols favoritos en cada momentos o aparecían mágicamente de la nada justo en el lugar donde uno de ellos estaba. Así que a Irene no le sorprendió ver que allí había un par de personas, con cámaras del tamaño de un tanque blindado, esperando captar a algún famoso rezagado y por los vientos que soplaban parecía que esta vez sería ella la que tendía el honor de ser tal objetivo. Tomó una gran bocanada de aire, recordándose que tenía que mantener la compostura en todo momento si no quería dañar su imagen y la de su grupo, y rápidamente dibujó una impecable sonrisa en lo que alzaba la diestra para saludarlos con un ánimo del que realmente carecía. Intercambió un par de saludos y agradecimientos, haciendo gala de un comportamiento y educación intachable acorde con la imagen que todo el mundo tenía de ella.

Lo que no se esperaba era que uno de esos supuestamente inofensivos fanáticos sería capaz de perturbar su pseudo paz interior, pero se demostró lo contrario cuando uno de ellos atrapó la muñeca de la líder y tiró de ella pretendiendo conducirla hacia algún lugar. Quizás era a causa de la típica paranoia que invade a la gente en las horas donde la oscuridad invade la calle o su intuición femenina, pero ella sabía que lo que la esperaba no era nada agradable; así que trató de zafarse del agarre ajeno, tirando con toda la fuerza que le quedaba de su brazo y arrastrando los pies por el suelo para impedir que siguieran jalándola. Viendo que aquello era totalmente inútil optó por poner en marcha el plan B, propinándole un puntapié en el tobillo a su captor y una vez se percató de que su mano había sido liberada no se lo pensó dos veces antes de salir corriendo como alma que lleva el diablo lejos de ese extraño tipo. Sabía que existía la posibilidad de que ese hombre la siguiera, aún así no era consciente de lo mucho que ello podía alterarla; no le quedaba mucha energía y no importaba lo mucho que supuestamente la adrenalina pudiese ayudar en ese tipo de situaciones, Irene ya sentía como sus extremidades estaban rogando por su merecido descanso.

No le quedó más remedio que torcer en la primera calle que  se le presentó, esperando así despistar a su persecutor; después de un traspié en el cual se arañó la rodilla con la calzada se sentó en el portal del primer edificio que encontró en su camino. Procuró mantener sus aceleradas exhalaciones en el mínimo volumen, centrando su sentido auditivo en hallar algún rastro del loco que la había estado siguiendo y para su horror unas pisadas aceleradas se hacían eco por las silenciosas calles de Seúl . No esperó por la oportunidad de comprobar si eran del fanático acosador o de algún loco al que le parecía divertido correr por la noche, sino que se levantó y retomó su camino, haciendo un último sprint que la alejase del peligro. Sin embargo, al ir mirando hacia atrás en busca de pistas del paradero del lunático no se dio cuenta de que estaba a punto de colisionar con un viandante que iba en dirección contraría a la suya. — Lo siento, mucho, yo… — Antes de tener la oportunidad de terminar su disculpa, escuchó la voz del pirado que la había tratado de secuestrar y su cerebro actuó por cuenta propia. Se apresuró a empujar al desconocido del pequeño trasporte que llevaba, siendo este una bicicleta que le venía de perlas a ella. — Tomaré esto prestado, gracias. — Y sin decir mucho más se subió a la bici rápidamente y pedaleó lejos de aquel lugar, siendo seguida ahora por dos personas, yay.
Sorry for the bicycle, Jr.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch Me, If You Can ▹ Priv.

Mensaje por Park Jin Young el Lun Ago 15, 2016 11:44 pm

No había sido un día muy agradable para el joven, en general no era tan horrible más sin embargo no había una razón por la cual debería considerarlo bueno o aceptable dentro de sus estándares. Su grupo, como bien era reconocido por todos y todo, había estado teniendo uno que otro problema que le gustaría, personalmente, considerar como menor... y sin embargo no era podía considerar adecuado el clasificarle como tal. Todo lo anterior mencionado hacía que la cabeza del muchacho se sintiera repleta y él, sofocado por alguna razón.

Por como lo veía, la situación solamente le ofrecía dos opciones: Quedarse en casa y soportar su estado actual o salir, tomar algo de aire fresco y quizá olvidarse de todo eso que él solo no podía reparar de la noche a la mañana. Claramente la segunda era la más saludable y agradable a su parecer, por lo cual sin duda alguna optó por tomar su bicicleta y dar un pequeño paseo por las calles de Seúl, no sin antes alistarse como era debido. Un cubebocas negro, una gorra, sus "inútiles" lentes sin mica alguna y ropa bastante cómoda en caso que tuviera que huir de alguna situación incómoda que se le cruzara.

Quizá le tomó unas horas, quizá minutos, en realidad no estaba seguro de cuánto tiempo llevaba paseando con su modo de transporte. En realidad, ni siquiera sabía con exactitud dónde se encontraba ya que su cabeza aún parecía estar en otro lugar que le superaba, así que paró por un momento puesto que lo más lógico parecía sacar su móvil y buscar en google maps la ruta más segura para regresar a alguna calle conocida . En momentos como estos agradecía eternamente la existencia del internet y sus maravillas puesto que sin ellas no tendría idea de cómo regresar o siquiera ubicarse.

Fueron unos minutos los que le tomó al móvil del cantante para encontrar la ruta más "segura, rápida y disponible" hacia alguna zona más conocida pero no tan repleta, y mientras agradecía eternamente al quien fuese que inventara el internet y google maps terminó montado en su vehículo una vez más. Aunque quizá lo debió pensar más a profundidad antes de avanzar con el móvil en la mano.

Su concentración estaba totalmente en la pantalla al igual que su mano derecha en sostener dicho aparato mientras que la otra se encargaba de mantener el equilibrio que se necesitaba para andar por las calles, y aunque esto ya era una costumbre del joven sin mencionar que se le daba bastante bien, no contaba con la pequeña fémina que venía a toda velocidad contra él. Quizá la suerte estaba ya de su lado pues en realidad el incidente no había pasado a mayor, él había logrado de una manera a otra frenar antes de siquiera colisionar completamente con la anatomía de la ajena y al parecer la chica también tuvo buenos reflejos en dicha situación. En cualquier otra ocasión quizá lo hubiera dejado pasar por completo y simplemente hubiera retomado su camino lo más pronto posible antes de que alguien se diera cuenta de su verdadera identidad, y sin embargo al escuchar la disculpa de la joven que se encontraba de frente a él le fue inevitable dirigir su mirada a esta. Reconocería ese rostro y voz donde fuera puesto que en una que otra transmisión había tenido el placer (quizá pues en realidad nunca había tenido una conversación profunda o satisfactoria con la susodicha) de encontrarse con la portadora.

¿Debería saludar? ¿Preguntar?... Ni siquiera hubo tiempo para responder a dichas preguntas que amenazaban con llenar su cabeza puesto que tras decir algo que realmente no logró captar totalmente, la fémina se apoderó de su bicicleta y pedaleó como si no hubiera mañana.

¿Sucedía algo? ¿Lo estaba haciendo a propósito? Habría más tiempo para responder todo eso cuando lograse alcanzarla, pero primero debía correr como si su vida dependiese de ella, pues en realidad su bicicleta era un transporte apreciado por el cantante. Tanto así que no le importaron los modales ni la compostura mientras corría tras ella gritando su nombre de la manera más informal posible y a todo pulmón.

- ¡JOOHYUN, MI BICICLETA! ¡VUELVE!

Bueno, al menos ya no se encontraba pensando en sus otros problemas.


Can't believe that just happened.

Gggg.:
Cagué tu código, lo siento. No sé qué hice pero como no pude arreglarlo lo dejé así. No me odies.
avatar
Mensajes :
Edad :
Idol
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.